sábado, 30 de octubre de 2010

Las locas vacaciones FINAL

Episodio 4

Las vueltas de la vida

(Nunca fueron buenas)


Habíamos abandonado el camping sin plata ni comida y dependíamos de un tipo con el que habíamos arreglado “de palabra” el día anterior que nos pasara a buscar por la terminal.

Ahí estábamos, paraditos los tres a la hora fijada, esperando tras una pila de bolsos.Obviamente el viejo senil nunca llegó. Ni a la hora fijada, ni al lugar acordado. Después de haberlo llamado 2 veces más a su celular; resultó que el forro nos había pasado a buscar por el camping y para colmo nos acusaba de haberlo retrasado.

Viejo infeliz! Tres veces habíamos acordado el lugar, incluso ese mismo día habíamos llamado para confirmar por dónde tenía que recogernos.

Para variar, el clima no ayudaba.

Bueno la verdad, era verano, cuatro de la tarde… Qué mierda pretendíamos? Que el día fuera agradable? Que nos acariciara una suave brisa marina bajo un sol amigable? Naaaah, tampoco me voy a quejar de lleno por unos pedorros 55 grados a la sombra.

Cuando una hora después el viejo sotreta se dignó a aparecer, subimos al vehículo muy poco convencidos, pero desesperados. Cualquier cosa era mejor que seguir soportando ese suplicio climático.


El panorama al ingresar ?

Diviiino!


Niños? Al menos 3. Pequeños, malcriados. Tan pero tan niños que daban ganas de
aniquilarlos uno a uno.


Viejas? Al menos 4, directamente llegadas desde el antiguo Egipto, compañeras de secundario de Amenofis, Akenaton y Tutankamon. Todos los años todos. Cargadas con 3 millones de bártulos playeros.




Bebés? Uno! Entrenando duro para el concurso AMERICAN CRYING BABY IDOL!



Completaban el panorama unas 6 ó 7 personas más ; todos con cara de culo mirándonos de reojo.

En fin... Había que volver como fuera. A esa altura poco y nada nos importaba el ánimo popular.

E y G se durmieron casi al instante; yo no pude, sobre todo cuando el cruel conductor decidió frizarnos poniendo el aire acondicionado en un nivel próximo al de una cámara frigorífica.

“Se trabó el aire, no lo puedo bajar”, dijo el conductor, después de algunas quejas de las viejas, a las que se les iba a "tomar el pechito".

Al principio cuando subimos ahogados de calor, casi muertos, fue un aliciente importante, pero después , cuando ya no sentís los dedos de los pies, no es gracioso.


De repente, la noticia que faltaba : “NO hay gasoil en Las Grutas; vamos hasta San Antonio. Si no hay ahí, se van a tener que bajar. No podemos seguir”.

Perdón? El viejo nos estaba diciendo que en cualquier momento, de tanta voltereta íbamos a quedar varados en medio de la meseta desprotegidos, cazando piches para sobrevivir ?

Eh?

Acaso mi plata no vale? Ponete a perforar en la orilla y sacá petróleo de donde sea, yo quiero volver!

Por si no la conocen esto es la meseta, la nada misma.


Llevame a upa viejo infeliz! Hace 2 días que no me baño, dos noches en las que no duermo, dos días de ayuno, tengo arena hasta en el alma (por no decir en el totó), 2 pesos en el bolsillo.

Odio el verano, odio el mar, odio el sol y odio tu puta Trafic congelada!

En medio de situaciones límite, me pongo delirante, violenta y se me va la lady al carajo.


A continuación, una hora y pico de interminables vueltas para conseguir el derivado hidrocarburífero con muy poco éxito y con una sensación térmica próxima a la Base Marambio en invierno, a la intemperie y en patas.

Para amenizar el viajecito, Viejo senil hizo alarde de su Trafic tuneada y sacó de la galera una pantalla LCD donde comenzó a verse Avatar. Al menos no era el hijo de la Máscara, o una de Olmedo y Porcel. Punto a favor para el jovato.

Igualmente entre el frío, los niños que gritaban y el sueño que comenzaba a ganarme por goleada, mi cabeza mezclaba partes de la película, con partes en las que me dormía y perdía el hilo del filme.

Vení que te hago tratamiento de conducto papu.


Resultado? No entendí nada, obvio. Y como Murphy está presente en cada uno de los instantes de mi vida, una vez que comencé a captar la onda de la película y promediando el ansiado final, el señor que decidía sobre nuestra vida, muerte y destino decidió hacer una parada evacuatoria de vejigas.

Cuando regresamos al vehículo esperando el final feliz, enorme fue la sorpresa general, cuando en lugar de Avatar, comenzó un pedorrísimo filme asiático de artes marciales clase B , protagonizado por algún que otro yanqui haciendo el papel del héroe, que se enamora de la japonesita/coreanita/chinita heroína.

Malísimos efectos, malísimas actuaciones, malísima la trama. Malísimo todo.

Y el final de Avatar? Bien, gracias.

Estupor generalizado.

Las cuatro viejas prehistóricas comenzaron a mirarse entre ellas y con guiños, miradas cómplices y murmullos intentaron conseguir apoyo popular para decirle al conductor que pusiera el final de la película . Por supuesto nadie se sumó a la propuesta geronte, que continuó 20 minutos más con un cotorreo insoportable. Finalmente se acallaron las voces de protesta. Quizás los chinos las cautivaron, quizás les había hecho efecto el sedante de yeguas, quizás habían fenecido producto del efecto de la baja temperatura en sus débiles organismos baqueteados por el paso de los años.

Silencio total.

Voy a aprovechar que quedan dos horas hasta llegar a destino para dormir un rato, pensé.

Si en ese momento buscaban la palabra ILUSA en el diccionario, aparecía una foto de mi cara, ilustrando el término.

Ahí fue cuando entró en escena un personaje que hasta ese momento la venía jugando de callado, esperando agazapado para atacar en el momento indicado, calentando la garganta con susgárgaras de leche materna para tomar energía vital cagadora de paciencia ajena.

Sí. Directamente llegado desde la concha de su madre, hizo su aparición estelar El BEBÉ.

Fuerte ese aplauso por favor!

Luego de actuar en las Vegas, Cosquín y el festival de la chaucha y el poroto, EL BEBÉ se había despertado para el deleite auditivo de grandes y chicos.

Un llanto insoportable que incesantemente amenizó la última hora de viaje.

Y como entre gente pequeña hay códigos, el llanto del pequeñín, activó los conchu-radares de los niños más grandes que hasta ese momento venían comportándose no tan mal.

Entonces sí, a falta de uno, cuatro. Cuatro criaturas entre 0 y 10 años en una vorágine de gritos, llanto, cánticos, peleas y correteadas entre los asientos, para que el viaje termine bien (pero bien) ARRIBA.

(Arriba de un ovario tenía montados a todos)

Cuando llegamos, después de habernos fumado la repartija CASA POR CASA de la totalidad de los ocupantes de la Trafic , resultó que don viejo inútil, ensañado con nosotros, intentó dejarnos a unas cuadras, en vez de depositarnos a upa en la puerta.

Como nos pusimos firmes y no logró su cometido de viejo pajero, bajó nuestros cachivaches de mala gana, rompiendo las caracolas juntadas con tanta pasión en nuestra recorrida playera.

Viejo choto. Ojalá que se te emperne una manada de guanacos asesinos.

En fin. Aquí termina el relato de este viaje relámpago accidentado .

A pesar de las quejas , no me arrepiento. Fueron unas mini vacaciones inolvidables que espero se repitan, aunque suene sumamente masoquista.


E y G gracias por acompañarme en esa aventura, los quiero.

HASTA LA PRÓXIMA MIS CHIQUITINES!



9 comentarios:

YO dijo...

Gracias por terminar la saga... esta mejor que las ultimas 3 de Star Wars (y eso no es decir mucho, pero conformate SHegua).
La frase con la que me quedo? (aunque no me la preguntes):
"Sí. Directamente llegado desde la concha de su madre, hizo su aparición estelar El BEBÉ."
Ya esta, ahora me puedo ir a dormir tranquilo...
Que te garüe finito.
Desde los confines de la vagina de las Psitaciformes te dejo un beso en algun lugar donde no te pegue el sol.
Firma: YO

Lucy in the sky. dijo...

Diossssssss, amo como escribís xD. Es imposible que no cause gracia (Y).
¡Las cosas que uno es capaz de bancar por la música que nos gusta! Terrible :).
Y aguante el pelado Cabrera AJJA.

fede dijo...

si hay algo que no hiciste malape fue aburrirte en el viaje jeje

LUKA DI GIOVANNI dijo...

TIENE un final de mierda, yo haría lo mismo.

José N. Sepúlveda dijo...

Quería aclarar en nombre de mis cumpas los indios que en la meseta hay mucha vida, lo que pasas que desde lejos no se ve. Hay guanacos, ovejas, chivos perros cimarrones, maras, piches, martinetas, cuices.. etc.. lo que no hay es sombra, tenes que hacer un poso sino ... TE MORIS, y si comes sandia con vino tambien. Digo por si alguien quiere visitar el desierto atagonico... y por ultimo creo que lo mas desagradable de viajar en verano con gente son los aromas exoticos, que muchas veces describi en mis trabajos de viaje "interes colectivos: Ko-Ko la perdicion de viajar" e "intereses colectivos 2: y el Pehueche ... y Candela?"
Saludos!

José N. Sepúlveda dijo...

me olvide de sumar obreros petroleros, seguritos, puesteros y todo otro cuasi homo sapiens patagonikus

Morbo dijo...

Hola Lau, vengo a flotar

LUKA DI GIOVANNI dijo...

los aromas exoticos incluye el del aire acondicionado???

no se porque llega un momento que el aire acondicionado tira olor a frito...no se si es cuando estuvo prendido mucho o cuando recién lo prenden---

Anónimo dijo...

haceme el favor y juntate unos mangos para subite a un micro decente, odio el gasolerismo al pedo, es una enfermedad de mierrddaaa